La Clase G.

El número uno sobre cualquier terreno.

Solicitar información.


Consulte ahora por este modelo.

Entendiendo la Clase G


Concepción del vehículo.

Pionero en todos los caminos.

Abre su propio camino.


Aptitud todoterreno.

La Clase G no precisa caminos. Su territorio comienza ahí donde otros tienen que arrojar la toalla.

No acepta soluciones de compromiso.


El G 500.

Equipado con un motor V8 biturbo de 4,0 litros. Destaca por su elevada potencia, unida a un nivel bajo de emisiones y consumo, y pone a disposición del conductor las prestaciones que éste espera, tanto en ruta como fuera del asfalto. El ángulo de ataque y de salida de 30° invita a explorar nuevas vías. También va por delante con su diseño. La parrilla del radiador en diseño de 3 lamas, la elegante pintura metalizada y elementos de adorno de madera de raíz de nogal marrón brillante en el interior le confieren una grandeza visible.

Confort al manejar.


Tapizados.

Con compromiso. Con pericia artesanal.

Solicitar información.


Consulte ahora por este modelo.